Crítica, Cultura, Opinión, Sociedad, Sociología

Gratitud

El título ya fue Muy obvio, y esto no se trata de ser conformista y tampoco dar cátedra de autoayuda. Pienso que hay una delgada línea entre vivir en las conformidades que la vida va colocando a lo largo y cosas por las que realmente deberíamos estar agradecidos, pero pasa lo contrario a lo anterior: no estamos felices con nada en la vida. Para empezar creo que es importante hacer algunas preguntas, las cuales tardaríamos esta vida y la otra respondiendo; preguntas como: ¿Por qué siempre queremos más? ¿Por qué siempre hacemos de un gusto algo necesario? ¿Por qué el querer representar algo más que otra persona nos ha llevado a ser más individuales –socialmente hablando-?.

Sería importante ver la diferencia entre querer y necesitar. Siendo protagonista el actual mercadeo que vivimos, el cual muestra algo como novedoso y se convierte en un deseo social, pero con el pasar de los meses se convierte en una necesidad para muchos. Un claro ejemplo para esto son los smartphones, empezaron como algo novedoso y deseado por todo el mundo, pero con los años se convirtieron en una necesidad para la mayoría; un artículo sin el cual no pueden vivir ni trabajar (y los trabajos si que demandan estos aparatos). Ahora, no tengo nada en contra de este tipo de cosas. Pienso que si bien es bueno tener este tipo de objetos –y deberíamos estar agradecidos por poder poseerlos-, tenemos que tener prioridades en la vida y darle el lugar que corresponde a cada cosa.

Gratitud es algo muy simple: estar agradecido –con lo poco o mucho que se tiene- y disfrutarlo al máximo cada día, pues el día que estemos muertos todo lo que poseemos queda ahí; lo que me hace pensar que realmente nada es nuestro, simplemente lo tenemos prestado y esto es algo importante en lo que deberíamos pensar frente a las cosas materiales. Un papá jamás debería estar enojado con un hijo por rayar una pared que se puede volver a pintar, el papá debería darle más importancia al hijo y pensar que quizá gracias a eso en un futuro sea un gran artista. Así que algo importante que hay que analizar en este punto es que esa percepción de “tengo mucho o tengo poco”, es algo socialmente construido, así que realmente no se puede determinar si alguien tiene más o menos que otra personas, a excepción de una vaga percepción materialista que han construido las sociedades alrededor del globo. ¿Cuántas veces no hemos visto personas que materialmente tienen todo, pero están por completo vacías y solas? Y por el contrario ¿cuántas personas no hemos visto que sin aparentemente tener nada, lo tienen todo?. Esto siempre me hace pensar en el engaño social que vivimos respecto al “éxito en la vida” y todas esas cosas superficiales, a fin de cuentas, ¿Qué es realmente tenerlo todo o no tener nada? ¿No deberíamos estar agradecidos por lo que tenemos, en lugar de deprimirnos por no tener un carro o un teléfono?

¿Qué opinan ustedes?

Standard
Ciudad, Cultura, Propiedad, Sociología

¿De quién es el mundo?

Una de las cosas que me pregunto cuando veo la diferencia social en varios países del mundo es: ¿en qué momento nos apropiamos del mundo a tal punto que exista tanta diferencia social entre seres de una misma comunidad? ¿en qué momento ciertas familias del mundo se apoderaron del mundo e hicieron que éste le pertenezca ahora a unos pocos, mientras miles de personas igual a ellos mueren por hambre y falta de recursos?. Mi punto aquí entonces será dar una opinión sobre la apropiación.

Es cierto que hay diversidad de sistemas sociales que tienen su punto de vista para lograr la supervivencia de una comunidad. Unos más acertados que otros –también dependiendo del punto de vista del lector-. Pero la tendencia de apropiación es algo que hemos visto desde el origen de los tiempos y lo podemos evidenciar con formas de vida antiguas en donde las comunidades primitivas siempre tenían un líder, o el mismo mundo animal en donde –la mayoría- vive en comunidad con unas normas predilectas con el fin de extender su especie. Acercándonos más al mundo moderno podemos ver sistemas de control como los famosos “Iluminati”, la CIA, inclusive la iglesia católica, la cual se entromete en cuanto tema puede con el fin de dar continuidad a su apoderamiento psicológico de las personas; ciertamente es una ironía que personas que son responsables de las más grandes masacres de la historia, de ayudar a huir a criminales Nazis en el momento de la caída de su régimen, inclusive de la perversión con millones de niños por el mundo entero, dicten lo que está bien y lo que está mal a personas inseguras en su diario vivir.

Hay quieres dicen que todas las personas desean poder, y buscan de una manera u otra ser más –social y económicamente hablando- que otra persona, aunque esto va más cercano a personas cuya razón de vida es el dinero y viven creyendo que éste los define. ¿Qué tan tolerante podría ser el mundo mismo con nosotros? El planeta es un ser vivo al igual que cada una de las personas que habitamos en él, ¿será que algún día el mundo nos dará una sorpresa, castigándonos por el mal que le hemos hecho durante siglos? Nosotros intentamos ser dueños de un mundo en el cual solo pasamos una porción de años, y las entes de apropiación han creado límites por todo el mundo con el fin de dividirnos de nuestro más remoto origen.

¿Cómo es posible que las costumbres sean tan distintas entre Oriente y Occidente, a tal punto de matarnos los unos con los otros por no estar de acuerdos en cosas sin importancia y aún sabiendo que somos una misma especie? ¿cómo suceden actos de violencia entre hermanos que deberían respetarse los unos a los otros por una simple condición de igualdad? ¿acaso no fue la apropiación de unos pocos lo que empezó a crear una barrera cultural a tal punto que hoy en día no podamos convivir con personas de otras culturas?. No es la cultura la que nos limita y nos obliga a ser propiedad de una entidad social, nosotros mismos somos quienes nos hemos limitado culturalmente a algo, y así mismo tratamos como “rara” a cualquier persona que no actúa como lo hacemos nosotros. En pocas palabras, somos nosotros mismos los que nos hemos vuelto pertenencia de un solo lugar, sin abrir nuestra mente a un mundo de posibilidades por conocer y experimentar.

La propiedad es algo imaginario que hemos creado, algo que solo está escrito en un papel y no es más sino parte de un símbolo que nos descompone como sociedad y hace que cada día seamos más una sociedad individual. Esa que el capitalismo ha creado desde hace años para facilitar el consumo desenfrenado y la división por medio de la opulencia y el ego de los ignorantes. Y tengamos el cuenta que los gobiernos cada día se preocupa más por nuestro des-aprendizaje, a fin de cuentas es más fácil ordenar una camada de ovejas que una manada de tigres…

Standard