Cultura, Opinión, Religión, Sociedad, Uncategorized

Dios acústico.

Llevo bastante tiempo impactado con la película “Interestelar”, una producción excelente que expone la base de la teoría de las cuerdas. Soy consiente de la existencia de una fuerza superior que nos rodea y podría explicar todo a pesar de que nosotros no podamos entenderla; la gran pregunta es: ¿Qué es?. Con la teoría de las cuerdas, la física nos pudo dar la aproximación más grande que hemos tenido sobre la existencia física de Dios; al parecer (y dando a entender que ésta es mi interpretación, pero la de cada persona es respetable, pues no podemos asegurar que tenemos una verdad absoluta como lo decía anteriormente), la teoría expone una serie infinita de dimensiones, las cuales están conectadas por cuerdas acústicas microscópicas, con las cuales la realidad varía dependiendo de la oscilación de las cuerdas. En este orden de ideas, podríamos decir que Dios somos nosotros mismos en una realidad futura paralela en otra dimensión, en la cual nosotros nos damos mensajes a nosotros mismos por medio que códigos que solo nosotros mismos entendemos, pues somos nosotros quienes realmente nos conocemos; lo hacemos por medio de las vibraciones de las mencionadas cuerdas, tal como pasa en una de las escenas finales de la película. Todo esto viendo la realidad desde el punto de vista de la película, no quiero decir con esto que tengo la razón o que estoy diciendo que la realidad es meramente la producida por la película. La cuestión aquí es abrir nuestras mentes a miles de probabilidades existentes, una especie de Matrix.

Hay algo que nadie puede negar y es que la Biblia es un libro que trasciende por la eternidad, es un libro que hoy en día es cultura general dentro de miles de sociedades alrededor del mundo, es un libro que está fuera de la moda o de las tendencias de lectura. Tratemos entonces de abrir nuestra mente hacia la otra cara de la moneda y veamos cuál es el punto que la Biblia tiene: 1 Corintios 2:14 (DHHE): El que no es espiritual no acepta las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son tonterías. Y tampoco las puede entender, porque son cosas que tienen que juzgarse espiritualmente. Este pasaje me llama la atención, pues nos muestra como, no solo dentro de la cultura cristiana sino dentro de muchas religiones del mundo las personas no pueden entender el nivel de compromiso que puede llegar a tener una persona con algo que cree por fe; todo esto definiendo la fe como tener certeza de algo a pesar de no poderlo ver. Dios es algo que probablemente muchos no pueden entender, lo interesante ahí, teniendo en cuenta el anterior versículo citado, es que la misma biblia nos dice que las personas normales no van a poder entender nunca a Dios ni las cosas de Dios, pues es algo que solo se puede ver a través del espíritu; esto podría explicar por qué para muchas personas les es tan complejo creer o hacerse una mera idea con este tipo de cosas.

Para cerrar, solo queda por decir que no escribí esto con el fin de crear odios, divisiones o polémica al rededor de esto, pese a que el tema de la religión siempre ha sido y siempre será un tema polémico. Simplemente quería dar mi punto de vista desde los 2 lados de la moneda con los cuales he estado cercanos últimamente. La realidad de uno siempre puede ser la ficción del otro y viceversa, pero creo que nuestro papel dentro del mundo (así decidamos inclinarnos por la religión o por el humanismo) es tolerar, respetar, escuchar otros puntos de vista y sobre todo, abrir nuestra mente a las cosas que nos puedan enseñar otras personas, culturas, sociedades o cualquier modo diferente de pensamiento al nuestro; eso es lo verdaderamente hermoso y excitante en la vida.

Standard